Coordinación contra la crisis

“[…] el bienestar de la población del país demanda una coordinación fluida entre todas las autoridades, meta que solo puede alcanzarse si se trabaja en estrecha coordinación […]”. La crisis generada por la pandemia del coronavirus requiere acciones de los sectores público y privado del país para proteger a la población y, luego, recuperar paulatinamente la normalidad y el camino hacia el progreso y el desarrollo de nuestra nación.

Esa compleja tarea demanda un fluido nivel de coordinación entre todos los actores con la finalidad de asegurar que las medidas aprobadas cumplan su cometido en el menor plazo posible y tengan un impacto significativo en las personas a la cual van dirigidas.

En la crisis del coronavirus, el actor más importante es el Gobierno central, pues es la instancia encargada de liderar las acciones para combatir la pandemia, por medio de los ministerios.

Sin embargo, el Congreso de la República también desempeña una función trascendental en esta tarea, en virtud de que es el recinto donde deben aprobarse las leyes propuestas con el objeto de dinamizar el combate contra la cepa vírica.

En ese contexto, el Poder Ejecutivo, en uso de sus atribuciones constitucionales, presentó recientemente un pedido de delegación de facultades legislativas al Parlamento con el fin de aprobar las normas que se requieren con mayor urgencia para atender la emergencia nacional.

La solicitud tiene como propósito legislar en el menor tiempo posible para que las disposiciones entren en vigencia obviando los tiempos y procedimientos reglamentarios del Parlamento. Se espera que las bancadas respalden en forma mayoritaria esta iniciativa.

El presidente Martín Vizcarra subrayó la necesidad de que no es conveniente, en el contexto actual de crisis causada por la expansión del coronavirus, que los poderes del Estado se enfrenten. Por el contrario, a juicio del Mandatario, asegurar el bienestar de la población del país demanda una coordinación fluida entre todas las autoridades, meta que solo puede alcanzarse si se trabaja en estrecha coordinación y obviando las naturales discrepancias que pueden presentarse en el enfoque sobre cómo abordar un asunto tan complicado como una emergencia nacional.

Llevando a la práctica esa premisa, el presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, acompañado por los titulares de Economía, María Antonieta Alva, y de Justicia, Fernando Castañeda, acudieron el martes al Congreso nacional con el objetivo de explicar a la Junta de Portavoces las acciones del Ejecutivo para solucionar la crisis del coronavirus.

Entre los temas abordados figuraron las alternativas consideradas por el Gobierno para el retiro de fondos de los afiliados a las administradoras de fondos de pensiones (AFP), así como la propuesta para aplicar el control concurrente de la Contraloría a los procesos de adquisiciones llevados a cabo durante la crisis, entre otros asuntos.

Como ya es de conocimiento público, en ambos temas se han presentado discrepancias entre el Ejecutivo y el Parlamento, las cuales deben ser superadas cuanto antes, dado que son asuntos con impacto directo en la población afectada por la pandemia mundial.

Confiamos en que los representantes de ambos poderes del Estado trabajarán para alcanzar el mejor resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *