Coronavirus, crisis económica y recién graduados

Por: Fernando Fernández

Diversos artículos científicos han mostrado evidencia empírica sobre las consecuencias que tiene el ingresar al mercado laboral en una recesión económica.

Los datos provenientes de varios países (Canadá, EE. UU., Noruega, Austria, Alemania) indican todos lo mismo: ingresar al mercado laboral en una recesión disminuye los ingresos salariales no solo en el corto plazo, sino también en el largo plazo. En promedio, esta reducción salarial es del 10% al inicio de la carrera laboral, pero puede persistir por más de 10 años.

En nuestro país, cada año se gradúan aproximadamente 130,000 universitarios. Después de un arduo recorrido por las aulas, donde realizaron un esfuerzo incesante por aprender herramientas para alcanzar el desarrollo profesional, muchos darán sus primeros pasos en el mercado laboral. Sin embargo, los sueños de estos jóvenes talentosos y cargados de energía se han visto repentinamente amenazados debido a la crisis sanitaria y económica originada por el covid-19.

De acuerdo con este conjunto de estudios, la caída de ingresos podría ser permanente, y no temporal, por dos razones. Primero, las personas que ingresan al mercado laboral en una recesión tienden a encontrar puestos que no se adecúan a su nivel de formación. Segundo, aquellos que encuentran trabajo, desarrollan menos competencias, ya que las empresas invierten menos en formación y capacitación.

La dimensión de la crisis del covid-19 no es directamente comparable con las recesiones analizadas en dichos estudios, pero podríamos anticipar que la generación de jóvenes que empezarán su carrera laboral, después de la cuarentena, percibirán ingresos menores durante un largo período. La magnitud exacta dependerá, proporcionalmente, del aumento en el desempleo: mientras más desempleo haya, más grande será la reducción.

En la última recesión económica que tuvimos en el Perú, entre 1985 y 1990, ¿cómo respondieron los jóvenes que ingresaron al mercado laboral en plena crisis? En dicho quinquenio se observó una salida masiva de peruanos hacia el extranjero y, por ello, hoy muchos de nosotros aún tenemos familiares radicando en Estados Unidos, Europa y países vecinos. En el contexto actual, esta estrategia no será viable porque la mayoría de países mantendrá restricciones en sus fronteras internacionales.

Es importante que el Gobierno, sin descuidar los asuntos urgentes de la emergencia, empiece también a observar este problema con una visión de largo plazo. Para cumplir los nuevos compromisos de deuda pública que se están asumiendo es fundamental diseñar una estrategia que aproveche el talento de los jóvenes peruanos que llevarán adelante el proyecto nacional de recuperación económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *