Neyra nombra a reemplazos de funcionarios que renunciaron tras el caso Swing

Los nuevos directores de Administración y Recursos Humanos, cargos de confianza en el Ministerio de Cultura, figuran como proveedores del Estado.

El ministro de Cultura, Alejandro Neyra, designó a los reemplazos de dos altos funcionarios de su sector que renunciaron luego del escándalo Richard Swing.

Se trata de Nestor Saldaña Campos y Aldo Omar Ortega Loayza, quienes, a partir de ahora y respectivamente, serán los nuevos directores de las oficinas de Administración y Recursos Humanos del Ministerio de Cultura, según sendas resoluciones publicadas este domingo en el diario oficial El Peruano.

En el caso de Ortega Loayza, antes de ser designado en el Ministerio de Cultura, se desempeñó como asesor del viceministro de Construcción y Saneamiento, del Ministerio de Vivienda.

Y en el de Saldaña Campos, este se desempeñó como director de Administración del Instituto Metropolitano de Planificación de la Municipalidad Metropolitana de Lima.

El terremoto Swing
Las plazas que a partir de ahora ocuparán Saldaña Campos y Ortega Loayza, se liberaron luego de la renuncia de Lincoln Martín Matos Parodi y Aura Elisa Quiñones Li.

Matos Parodi y Quiñones Li fueron nombrados directores de Administración y Recursos Humanos del Ministerio de Cultura en el 2019 y 2020, respectivamente.

Con resolución ministerial 349-2019-MC, Lincoln Martín Matos Parodi obtuvo el nombramiento en el cargo de confianza por parte del exministro de Cultura Luis Jaime Castillo Butters, el 23 de agosto de 2019.

Aura Elisa Quiñones Li, por otro lado, fue designada en el cargo de confianza el pasado 28 de febrero de 2020, por la exministra Sonia Guillén, como consta en la resolución ministerial 081-2020-MC.

Guillén, como se sabe, renunció al cargo luego de conocerse el caso Richard Swing.

Durante la gestión de los exministros Castillo Butters y Guillén, es preciso remarcar también, Richard Swing obtuvo contratos con el Estado a través del Ministerio de Cultura.

En el caso de la gestión de Castillo Butters, Swing obtuvo una orden de servicio por un total de 8 mil soles el 27 de setiembre de 2019.

Y en el caso de la gestión de Guillén, Swing obtuvo dos órdenes de servicio por un total de 63 mil 400 soles, la primera el 12 de febrero y la segunda el 24 de abril de este año.

El contrato de la segunda fecha, es preciso indicar, sin embargo, quedó en suspenso tras difundirse en la prensa el caso Richard Swing.

Es preciso señalar, por otro lado, que Lincoln Martín Matos Parodi y Aura Elisa Quiñones Li, se encuentran incluidos en una lista de 15 funcionarios del Ministerio de Cultura que maneja la Fiscalía, en el marco de la investigación por el caso Richard Swing.

La fiscal Janny Sánchez, quien lleva el caso, solicitó a la cartera de Cultura información de, entre otros, de Matos Parodi y Quiñones Li, para determinar si tuvieron alguna intervención en los contratos de Richard Swing.

(La República)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *