Ministro Martín Benavides: Hay una campaña grande para desprestigiar a la Sunedu

El titular del Ministerio de Educación señaló que existe un sector que pretende desacreditar a la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria a fin de crear una instancia mayor a ella y quitarle autonomía.

El ministro de Educación, Martín Benavides, alertó este sábado que hay una “campaña grande”, con base en mentiras, para desprestigiar a la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu), crear una instancia superior a ella y restarle autonomía.

En declaraciones para TV Perú, el integrante del Gabinete Ministerial comentó que lo mencionado ha quedado en evidencia con los recientes debates de la Comisión de Educación, grupo de trabajo parlamentario que decidió, en la víspera, solicitar al Pleno facultades para investigar las licencias que otorgó la Sunedu a la Universidad Tecnológica del Perú (UTP) y a la Universidad Privada Peruana Alemana (UPAL).

“Son 46 universidades licenciadas. 45 son privadas y solo hay una pública. Eso de que la Sunedu ha favorecido a las privadas, en realidad basta con mirar los resultados del proceso de licenciamiento para darse cuenta de que es una mentira. La mentira tiene como objetivo desprestigiarla para introducir estos cambios que supondrían un retroceso en la reforma universitaria”, manifestó.

Tras ello, sostuvo que la población debe estar atenta a quiénes son los que comentan “para volver al pasado”, en lugar de presentar propuestas que contribuyan a la reforma universitaria.

“La pelea es entre sostener y mejorar la reforma, o volver al pasado. Uno claramente puede darse cuenta de quiénes son las personas que están opinando sobre volver al pasado. Más allá del partido que sean, para mí hay una campaña grande, hay medios de comunicación que están alineados con ese proyecto y todo se basa en información que no ha sido adecuadamente verificada”, continuó.

Finalmente, Benavides Abanto mencionó que desde antes del funcionamiento de la Sunedu, ente que dirigió entre marzo del 2018 y febrero de este año, ya había casas de estudio que contaban con autorizaciones, por lo que se aplicaron dos modelos de licenciamiento: para las universidades que contaban con estudiantes y otra que no.

“Son siete universidades públicas que se licenciaron con este modelo de autorización de funcionamiento para situaciones donde no hay alumnos. UPAL, UTP y siete universidades públicas. No hay ningún favoritismo ni nada”, agregó.

(La República)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *