Una de cal y otra de arena: ¿los árbitros están listos para volver?

Preocupación. Conoce la realidad de los hombres de negro de cara a la reanudación de la Liga 1 en medio de la pandemia del coronavirus.

La paralización del fútbol en nuestro país no solo afectó a los jugadores sino también a otros actores que padecen los efectos de la pandemia. A vísperas del reinicio de la Liga 1, la realidad de los árbitros no ha mejorado. Dejaron de percibir dinero, pues se les paga por partido dirigido, y pese a no contar con un seguro estarán expuestos al virus cuando se reactiven las actividades.

La tan anhelada reunión entre la Federación Peruana de Fútbol (FPF) y los clubes profesionales dieron resultados positivos, pues se concretó una posible fecha de cara al regreso del fútbol (31 de julio), pero, ¿qué sucede con los que impartirán justicia dentro del campo de juego? Los hombres de negro son un elemento importante del fútbol y pese a no tener el reconocimiento debido, se las han ingeniado para estar en forma y sobrevivir económicamente en medio de la pandemia del coronavirus.

Los árbitros peruanos viven una realidad muy distinta comparada con árbitros de otros países. A diferencia de los torneos como Argentina, Brasil o Chile, en el Perú el arbitraje no es una profesión. Los colegiados nacionales no perciben una remuneración mensual, ni están en planilla, por dirigir los encuentros del certamen local.

“Los árbitros no tienen estabilidad, no tienen un ingreso fijo y los ingresos que perciben lo hacen, únicamente, en función a los partidos donde salen programados. Cuando me refiero a estabilidad no solamente me refiero al tema de ingreso, sino también por ejemplo al tema de seguro, al tema de cobertura. No están respaldados con nada y eso es parte de la preocupación que tienen muchos árbitros en las diferentes categorías. No están en una planilla, se les paga por partido, y si no salen a dirigir, no tienen ingreso”, señaló Francisco Gaviria a La República, exdirectivo y vocero de la Conar.

La Asociación Peruana de Árbitros de Fútbol (APAF) aprobó una liberación de un fondo en retiro para de alguna manera amortiguar la crisis económica en el sector arbitral. Gaviria confirmó que los árbitros aportan desde el 2017 en dicho fondo el 3 % de sus ingresos. “Es como un ahorro programado. Eso se va acumulando para su fondo”, acotó.

Vivir exclusivamente del salario de un árbitro es una utopía. Los réferis de nuestro tan colorido fútbol peruano son trabajadores por honorarios, ellos cobran por partido dirigido y no cuentan con un seguro médico, ni seguro de vida, es decir, no cuentan con ningún beneficio laboral; entonces, ¿qué pasaría en un hipotético caso por COVID-19 en un réferi?

“Si un jugador o un árbitro se contagia de COVID, el árbitro no tiene ningún tipo de seguro, ningún tipo de respaldo. El jugador tiene seguro, tiene su sueldo, tiene su aporte a un fondo de pensiones, tiene unas condiciones diferentes. El árbitro dónde se va ir, ¿al seguro integral de salud? O quién vela por el árbitro, quién vela por su familia. Es una angustia que lo vive la mayor parte del gremio arbitral “, agregó Gaviria.

Ellos no paran

Pese a la inestabilidad en la que viven, los árbitros no dejaron de trabajar durante la cuarentena. “Desde que se declaró el estado de emergencias sanitarias, se vino realizando un trabajo en la parte física y técnica virtual. Se desarrolló un programa de entrenamiento domiciliario a cargo de los preparadores físicos y la capacitación técnica a cargo de una plataforma virtual”, explicó el actual presidente de la Conar, Juan Sulca.

El directivo aseguró que los árbitros serán parte del protocolo establecido por la Federación peruana de Fútbol y que ya recibió el visto bueno del Minsa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *