Despiden a 137 de área COVID del Regional

Los 22 médicos, 68 enfermeros y 47 técnicos en enfermería que laboraban desde inicio de la pandemia serán reemplazados por personal “sin experiencia” contratado en concurso del Minsa

La crisis en el Hospital Regional Eleazar Guzmán Barrón, designado como centro COVID-19, se agudiza cada vez más con el despido sorpresivo de las 137 personas, entre médicos, enfermeros y técnicos en enfermería, que laboraban exclusivamente en esta área desde que se inició la pandemia.

Leandro Pérez Rodríguez, presidente del Cuerpo Médico de este nosocomio, lamentó que los 84 pacientes con coronavirus que permanecen internados queden desatendidos por esta situación.

Según explicó el galeno, el Ministerio de Salud lanzó un concurso a nivel nacional para contratar personal con sueldos más elevados y en él ha incluido las plazas de los 22 médicos, 68 enfermeros y 47 técnicos en enfermería que ocupaba el personal despedido.

“El lunes aparece un documento del Minsa para que los nuevos empiecen a trabajar desde el 1 de julio. O sea, que hasta el 30 solamente va a laborar el personal saliente que ya tiene más de tres meses de experiencia en el manejo de casos críticos de COVID-19, a diferencia del equipo humano que llegará”, cuestionó.

Precisamente, esa es una de las preocupaciones del galeno pues los pacientes que llegan al hospital son críticos y a estas alturas se requiere de la pericia obtenida por el personal para salvar vidas.

“En este grupo hay varios que se contagiaron con el virus y les abrieron proceso administrativo por reclamar equipos de protección y encima este mes sus sueldos no han llegado completos. Ahora mismo hay un médico con COVID-19”,criticó.

En este sentido, Pérez Rodríguez reveló que el Gobierno Regional de Áncash solo ha enviado 500 mil soles del millón que debió transferir para pagar el sueldo de los 22 médicos, dos de ellos especialistas, 68 enfermeros y 47 técnicos en enfermería.

MÁS PROBLEMAS

Otra preocupación es la falta de equipamiento de la carpa similar a la de EsSalud que se está construyendo en el interior del nosocomio para albergar a los pacientes COVID-19.

“La idea era trasladar a todos los pacientes y empezar a trabajar ahí, pero esta carpa no tiene oxígeno, tampoco personal para los alimentos y entrega de los equipos de protección”, señaló.

A decir de Pérez, el GRA ahora se niega a completar la partida para los sueldos porque el Ministerio de Salud contrató al personal nuevo aun cuando sus contratos firmados en marzo decía hasta que dure la pandemia.

“Ahora los nuevos estarán solos porque ya no van a tener el apoyo de los médicos internistas del hospital, como ocurrió con los médicos anteriores”, indicó.

Correo intentó comunicarse con el director regional de Salud, Luis Huamaní Palomino, pero no respondió nuestras llamadas.

(Correo Chimbote)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *