Aprendamos a manejar las discrepancias

Por: Luis Olavarría

¿Cómo podemos afrontar las dificultades durante la convivencia?

Es importante analizar nuestro comportamiento durante el período de confinamiento, más aún si convivimos o tenemos familia. La pregunta es: ¿cómo podemos evaluarlo?

Son numerosas las parejas que coexisten en esta cuarentena por el coronavirus y se preguntan cómo cuidar la relación en este contexto que nadie preveía.

Se suman varios aspectos: el tema laboral que siempre genera estrés, los hijos y su enseñanza, quehaceres del hogar, la convivencia en sí, conocerse en aspectos difíciles, entre otros.

¿Cómo podemos afrontar las dificultades durante la convivencia?

–Asignar un lugar para que cada uno tenga un rincón en casa para sí mismo, y retirarse en los momentos que se requiera para trabajar o desarrollar sus actividades. Si no se dispone de mucho espacio, podría ser importante turnarse el ya designado.

–Aprovechar el tiempo para compartir actividades en momentos libres, cocinar, jugar, estudiar con sus hijos o hacer alguna rutina de ejercicio.

–Buscar momentos para estar juntos, no necesariamente tienen que pasar el día completo. Es importante conservar la intimidad individual.

–Repartir las tareas de casa de manera equilibrada para que ninguno de los dos se sienta en deuda o con sobreesfuerzo.

El ámbito emocional es complejo. Después de muchos días se puede tener diferencias en la relación. Debemos dar por hecho que estas discrepancias aparecerán, lo importante es cómo las manejaremos.

Si logramos mantener estándares de comunicación y autoconocimiento entre los miembros de la familia, podemos disfrutar nuestro hogar de manera inteligente. Es importante hacer un autoanálisis, ser creativos, tener disposición al cambio, conversar, evitar los conflictos y buscar el apoyo uno del otro.

En caso no se puedan mantener dichos procesos, se debe buscar ayuda profesional, aprovechar en mejorar y cambiar paradigmas para fortalecer la relación familiar.

No es momento para el juicio y la exigencia. Es tiempo de aceptarnos y, con amor y ternura, cuidarnos para salir lo suficientemente victoriosos de esta situación como pareja, y darnos cuenta de la fortaleza del vínculo creado.

Cada pareja tiene su especificidad y es fundamental cuidarla con responsabilidad individual y común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *