EL COMPROMISO DEL PERÚ

El Perú siempre ha tenido un perfil definido en la comunidad de naciones, y en la crisis generada por la pandemia del covid-19 no ha sido la excepción. Fue el primer país en América Latina que adoptó medidas de tipo sanitario para frenar la expansión del coronavirus y evitar así un mayor nivel de letalidad, y ahora, con la experiencia adquirida, ha suscrito un acta de compromiso con otros gobiernos de la región para continuar la lucha contra la cepa viral que tiene en jaque al mundo.

Entre las primeras acciones que adoptó figuran, por ejemplo, el registro de personas contagiadas y el llamado a los ministros de Salud de la zona andina para que participaran en una reunión extraordinaria en Lima el 12 y 13 de marzo, a fin de coordinar esfuerzos que permitieran reaccionar de la manera más adecuada ante el eventual incremento de pacientes.

Ahora, el gobierno del presidente Martín Vizcarra ya se encuentra en otra etapa de la pandemia, y tras haber fortalecido el esquema sanitario del país con el establecimiento de hospitales temporales, la adquisición de medicinas y el abastecimiento de oxígeno, entre otras acciones, pudo compartir experiencias con diversos jefes de Estado en la reunión virtual “Juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe ante la covid-19”.

Una de las principales coincidencias de los gobernantes es que si bien todos tomaron previsiones de una manera aislada e individual ante la llegada del virus, esa situación debe revertirse con la unión de las naciones para emprender un combate efectivo contra la pandemia y recuperar el desarrollo tanto social como económico, que ha sido afectado por la enfermedad.

Al culminar la reunión virtual, que contó con la participación de los dignatarios de España, Argentina, Barbados, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Paraguay, República Dominicana y Uruguay, se suscribió un acta en la que reiteraron su compromiso con el progreso social y su voluntad de poner todos los medios para vencer al covid-19, además de reforzar la atención a los más vulnerables, mejorar la cohesión y los sistemas de protección social, así como combatir la informalidad laboral y la corrupción.

En el documento también mencionan que desde la solidaridad y la cooperación internacional podrán mitigarse los efectos del coronavirus en la economía. Además, formularon un llamado a las instituciones financieras internacionales para que consideren, en este momento histórico y en coordinación con el resto de actores económicos y sociales regionales, medidas adicionales orientadas a brindar ayuda a los países de América Latina y el Caribe, y que esta se concrete independientemente de su clasificación por nivel de renta y con especial interés en los más vulnerables, a fin de que puedan superar con éxito la crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *