El precio del pollo se dispara en los mercados

Costo por kilo del ave trozada llegó ayer a S/11 y hasta hace dos semanas se vendía a S/8. Reinicio de actividades en restaurantes y las polladas dinero son las causas de la subida

El pollo es sin duda el ave preferida en la mesa de todos en Chimbote. Con el inicio del estado de emergencia y la restricción las actividades económicas en restaurantes y pollerías debido a la pandemia del coronavirus, su precio se desplomó hasta venderse a 3 soles el kilo de pollo entero (en pie) y 5 soles el kilo de trozado.

Sin embargo, desde la semana pasada, las amas de casa han visto con preocupación que el costo del popular alimento iba incrementándose poco a poco hasta llegar ayer a 11 soles el kilo de pollo trozado y 8.50 el kilo de pollo entero.

Al respecto, Correo dialogó con el presidente de la Asociación de Mercados de la Provincia del Santa, Manuel Valdivieso Chacón, quien explicó que la semana pasada ya el costo del alimento preferido de las amas de casa experimentó un alza hasta llegar a 9.50 el kilo de trozado.

“He conversado con algunos productores y comerciantes y ellos señalan que el costo se ha elevado porque hay mayor demanda del producto. La gente, a falta de dinero, está haciendo polladas para conseguir recursos y también muchas pollerías y restaurantes han reiniciando sus labores por delivery o recojo en local”, explicó.

El dirigente estimó que el este costo se puede mantener en los próximos días debido también al clima frío que perjudica la producción. De otro lado, Valdivieso Chacón indicó que la distribución de harina preparada, escasa hasta hace unas semanas, se está normalizando poco a poco, aunque el precio sigue aún elevado.

Cada paquete de un kilo de harina preparada llegó a costar hasta 14 soles en mercados y bodegas, hoy lo están vendiendo a 10 soles aproximadamente. Su precio normal hasta antes de la pandemia era de 6.50 soles.

“Nos han dicho que no hay harina importada, por eso hasta la producción de los fideos está restringida y en los mercados se nota la escasez”, aseveró.

Otros productos que se mantienen escasos en bodegas y centros de abastos son las margarinas y mantequillas.

Esto, explicó Valdivieso, es porque no se está importando soya desde Argentina y Bolivia, como habitualmente se hacía.

En los supermercados, estos productos se agotan rápidamente apenas aparecen en los anaqueles. Las verduras y frutas mantienen sus precios.

(Correo Chimbote)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *