Importancia de la salud mental

Sin duda, se trata de una arista compleja de la pandemia, pero en la que es necesario intervenir con el objetivo de garantizar un bienestar integral para todos los peruanos.

Resulta positivo que el gobierno encabezado por el presidente Martín Vizcarra haya decidido tomar acciones en procura de preservar la salud mental de los peruanos en el actual contexto de la pandemia.

El surgimiento del nuevo coronavirus en todo el mundo y la proliferación de contagios registrados en el Perú a partir de marzo obligaron a las autoridades a concentrar los esfuerzos en la contención del agente patógeno y en brindar asistencia médica a las personas infectadas con el propósito de salvarles la vida. Estos objetivos demandaron toda la atención del Estado, razón por la cual es entendible que la salud mental no estuviera en el primer orden de las prioridades.

En este ámbito, los efectos de la pandemia recién se encuentran en vías de estudio, por lo que la literatura científica es aún limitada. No obstante, los especialistas en la materia han advertido que la cuarentena estricta dispuesta al inicio de la emergencia sanitaria, así como las posteriores medidas de aislamiento social, afectaron a algunas personas y también han agravado los cuadros de aquellas que ya presentaban alteraciones mentales desde antes de la crisis.

Por lo pronto, se sabe que los más vulnerables son los adultos mayores, los niños y adolescentes, que en muchos casos no comprenden las razones por las cuales deben permanecer en el interior de sus viviendas. Asimismo, se han reportado problemas en el mismo personal sanitario y de los cuerpos de seguridad que combaten al virus. Las afecciones más comunes son estrés, ansiedad, depresión, ataques de pánico e irritabilidad, entre otras.

Por ello, resulta trascendental la decisión del Gobierno de instalar el Consejo Nacional de Salud Mental (Conasame), espacio que reúne a 10 ministerios y a Essalud, Inpe y Devida, entre otras entidades, que tendrán la función de trabajar en la atención integral de la población y expandir los servicios de salud mental en el país.

A fin de lograr esta meta, el Jefe del Estado informó que se han asignado 551 millones de soles de presupuesto, monto que representa un incremento del 100% en comparación con la partida actual. Con esos recursos, uno de los objetivos es instalar 300 centros de salud mental comunitarios en el territorio nacional, a fin de atender de forma integral a toda la población que requiera de ayuda.

Además de estas medidas recientes, el Ministerio de Salud ya ha incorporado líneas de teleconsulta para que las personas con problemas de salud mental identificados antes de la pandemia no vean interrumpidos sus tratamientos. De la misma forma, las líneas del 113 brindan soporte emocional a la población y contención al personal sanitario.

Sin duda, se trata de una arista compleja de la pandemia, pero en la que es necesario intervenir con el objetivo de garantizar un bienestar integral para todos los peruanos. Conservar la sanidad mental es igual de importante que mantenerse física y orgánicamente saludable, y por eso actúa correctamente el Ejecutivo al procurar dar a la población las opciones de tratamiento en caso sea necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *